6 consejos para decorar toda tu primera casa

Mudarte a tu primera casa es un paso vital liberador, un hito. Una vez que te has liberado del futón de la universidad y del intento de arte de tu compañero de piso, es el momento de idear un plan para convertir tu casa vacía en un hogar acogedor. Aquí tienes algunas sugerencias para conseguirlo:

1. Limpia la casa antigua

Incluso antes de hacer una oferta por un nuevo lugar, adelántese al juego iniciando este proceso. Este primer paso crítico no sólo facilitará el empaquetado de su vivienda actual, sino que le dará mucha ventaja durante la mudanza. Sé fuerte y deshazte de entre el 25 y el 50 por ciento de tus cosas viejas: muebles que se tambalean en el ático, electrodomésticos defectuosos en el garaje, accesorios dudosos que te regalaron. Es el momento perfecto para empezar de nuevo. Reduzca sus posesiones acumuladas a la mínima expresión. Haz una venta de garaje, subasta en eBay o dona a la beneficencia. Te sorprenderá lo que no echarás de menos.

2. Empieza por el dormitorio

Al fin y al cabo, es donde vas a pasar casi un tercio de tu tiempo cuando estés en casa. Si tienes un presupuesto ajustado, opta primero por ropa de cama nueva, pero no escatimes en el número de hilos. Compra todo lo que puedas gastar en este aspecto: marca una gran diferencia. Si tienes un poco más de dinero, pinta las paredes del dormitorio para complementar tu nueva ropa de cama. ¿Todavía tienes más dinero en el bolsillo? Añade tratamientos para las ventanas a juego. Los madrugadores deberían optar por una paleta de colores más clara y por tratamientos más translúcidos.

Los noctámbulos, a los que les gusta dormir hasta tarde, probablemente se sentirán más satisfechos con tonos más intensos y revestimientos más sustanciales que bloqueen la luz. Si está realmente dispuesto a derrochar, compre esa cama con la que siempre ha soñado. Y elija con cuidado. Debe reflejar tu personalidad, encajar cómodamente en tu habitación y acompañarte durante años.

3. No lo compres todo de golpe

Vive en tu nueva casa durante al menos dos meses antes de hacer cualquier compra importante. La forma en que crees que vas a utilizar la casa y la forma en que realmente vives en ella suelen ser dos cosas diferentes. Puede que los 5.000 dólares que iba a gastar en renovar el baño no sean tan importantes como reforzar la cocina y el comedor para poder disfrutar al máximo. Y puede que se dé cuenta de que el sofá de la sala de estar funcionaría mucho mejor en su dormitorio principal y que el sillón del dormitorio principal funcionará mejor en el estudio.

4. Lucha contra el impulso de combinar

A las tiendas les encanta perpetuar la falacia de que todo tiene que ir a juego. Les encantaría que compraras todo en conjuntos, ¡pero no lo hagas! Unas pocas piezas con el mismo estilo están bien, pero más que eso y tu casa tendrá el aspecto genérico y sin vida de una sala de exposición de muebles. Asegúrate de que tu estilo personal se note, que probablemente no sea soso, beige y aburrido.

La máxima prioridad debe ser la proporción, la escala y el equilibrio de los muebles y accesorios en cada habitación. No metas cinco muebles de salón de gran tamaño en un estudio de 15×5 que tiene un modesto techo de 2 metros. Parecerá un coche de payasos. Por el contrario, poner sólo un bufé bajo y una delicada mesa de comedor redonda para cuatro en una habitación de 20×30 con un techo altísimo de 12 pies se verá igualmente incómodo e insatisfactorio.

5. Une todo con el color

Si te has mudado a tu primera casa con muebles que abarcan desde los años 60 hasta ahora, no te preocupes. La forma más fácil y económica de superar este problema aparentemente insuperable es unificar mediante el color. Supongamos que tienes un sofá que sólo tiene una cosa en común con los muebles del resto de tu salón: una pequeña parte del color de la tela es igual al color menos dominante del resto de la tapicería de la habitación. ¿Solución? Resaltar esa similitud y convertirla en el color unificador de las paredes del salón. Si eso es demasiado trabajo para ti, busca cortinas, alfombras o accesorios en ese tono común y verás cómo las piezas empiezan a complementarse.

6. Resuelve los problemas prácticos de forma tecnológica

De la palabra automatización o casas domo, ya tienes una idea de cómo funciona. Se refiere a la capacidad de esta tecnología inteligente para planificar el calendario de eventos de sus dispositivos inteligentes. Mediante el uso de redes Wi-Fi, puede programar comandos para que un dispositivo realice su función. Un ejemplo es programar sus luces para que se enciendan por la noche, iluminará su casa a tiempo.

Si encuentra en su nuevo local las típicas lámparas incandescentes de tipo R, sustitúyalas por las bombillas de tipo PAR, menos «amarillas». Otra solución barata con una gran recompensa es instalar interruptores de regulación para mantener los niveles de luz bajos para un descanso en el baño a medianoche o para crear un ambiente romántico para baños de burbujas para dos.

Deja un comentario