Ideas de negocio para ciudades pequeñas

En lugar de amontonar un torbellino de tiendas en las aceras o de meter demasiadas creaciones culinarias en un menú de 10 páginas, los pueblos pequeños y los buenos restaurantes prosperan cuando perfeccionan lo esencial para sus residentes y clientes.

Para los que se han criado en una gran ciudad, mudarse a un pueblo pequeño puede suponer una pequeña adaptación, sobre todo si el objetivo final es iniciar una nueva aventura empresarial. Pero, con menos competidores en el mercado que en una ciudad metropolitana, los propietarios de pequeñas empresas pueden obtener un rápido beneficio si la idea encaja.

Así que, además de la tienda de comestibles local, la gasolinera, la tienda de vinos y licores, la clínica veterinaria y la cafetería de época, ¿qué negocio montar en un pueblo? ¿cuáles son algunas ideas de negocios en pueblos pequeños?

Cafetería y bar de java

Toda ciudad pequeña necesita una cafetería de barrio. No tiene por qué ser una cafetería lujosa, siempre que tu negocio sirva café fresco, bebidas a base de espresso y una selección de tés, te irá bien. Una vez que haya cubierto sus bases, siempre puede ampliar su inventario de productos para incluir una selección de pasteles y tartas o sopas y sándwiches para crear una cafetería acogedora.

Muchas cafeterías de Canadá también solicitan una licencia para vender bebidas alcohólicas, lo que no sólo les permite crear cafés artesanales con alcohol para sus clientes, sino que también es una forma inteligente de ganar aún más dinero.

Guardería y spa para perros

Si siempre te han gustado los animales, abrir una peluquería para mascotas podría ser una gran idea de negocio.

Cualquier propietario de una mascota le dirá que, al igual que los servicios veterinarios, las instalaciones de peluquería para mascotas son fundamentales.

Abrir una guardería y un spa para perros es una gran idea de negocio, y hay una amplia gama de servicios que se pueden ofrecer a los padres de mascotas. Este tipo de instalaciones son un «hogar lejos del hogar» para las mascotas mientras sus dueños pasan más de ocho a doce horas en la oficina, que quieren que sus mascotas estén entretenidas, pero simplemente no tienen tiempo.

Tienda de animales

La mayoría de las ciudades pequeñas no cuentan con enormes centros comerciales cubiertos, ni siquiera con plazas repletas de puntos de venta para comprar ropa.

Abrir una boutique en el pueblo con un horario de apertura razonable y ropa o accesorios a precios razonables puede animar a los consumidores a comprar en la localidad y también asegurar una gran parte del grupo demográfico que, de otro modo, iría en coche a la gran ciudad.

Panadería y heladería

Tanto si siempre te ha gustado la repostería como si simplemente te gusta el olor de las galletas de chocolate frescas por las mañanas, abrir una panadería en una zona rural sirve a la comunidad de una forma que un restaurante local o una tienda de comestibles no pueden.

Antes de abrir su panadería, piense qué tipo de productos le gustaría vender.

Tienda de ropa de segunda mano

Al igual que tener una boutique en la ciudad, contar con una opción económica y asequible de segunda mano es también una gran alternativa.

Aunque siguen existiendo grandes tiendas de segunda mano, como el Ejército de Salvación y Goodwill, en todo Canadá han empezado a surgir montones de tiendas de segunda mano de propiedad local que se centran en un nicho de mercado.

Restaurante y salón

Abrir un restaurante y un salón es un trabajo duro, pero en última instancia, una gran idea de negocio, porque toda ciudad pequeña necesita un buen lugar para tomar un bocado.

Mientras que las ciudades bulliciosas son conocidas por sus cadenas de restaurantes, los restaurantes de pueblos pequeños tienen la ventaja de que sus restaurantes (y lo que haya en el menú) sólo se pueden encontrar en un lugar.

Deja un comentario