Los 10 mejores consejos y trucos para el autoalmacenamiento

Sacar el máximo partido a su unidad de autoalmacenamiento es una especie de arte, y hay varios consejos y trucos clave que debería conocer, como la limpieza previa, la utilización de todo el espacio disponible y la creación de mapas e inventarios.

Así que, si te preguntas cómo empaquetar una unidad de autoalmacenamiento para aprovechar cada centímetro de espacio, lee los doce sencillos consejos y trucos de almacenamiento trasteros Madrid:

Ponte los guantes de limpieza

Abarcar artículos sucios en su unidad de autoalmacenamiento no sólo disminuirá su calidad, sino que también creará un entorno antihigiénico y desagradable. Limpie a fondo toda la ropa, los electrodomésticos y los equipos antes de que entren en el almacén: las unidades de almacenamiento de Vanguard se limpian de forma impecable para ayudar a crear un entorno seguro e higiénico para sus artículos.

Tenga preparado el material de embalaje

Al embalar o trasladar cosas dentro y fuera de los almacenes, siempre es útil tener a mano algunos artículos útiles, como cajas de diferentes tamaños, plástico de burbujas, cinta adhesiva, destornilladores, hojas de polvo, martillos, etc. El proceso será más fluido y eficiente si tienes todo lo que necesitas a mano.

Etiquete sus cajas de almacenamiento

Al igual que en el caso de la mudanza, es fundamental etiquetar cada caja con una descripción de su contenido: se lo agradecerá en el futuro cuando llegue el momento de localizar esos artículos necesarios.

Apila de forma inteligente

Si deja los artículos en el autoalmacenamiento durante mucho tiempo, es posible que olvide dónde están colocados. Coloque las cosas que necesitará con más frecuencia, o antes, hacia la parte delantera de la unidad para que sean más accesibles. Las cajas más pesadas también deberán ir en la parte inferior para evitar que compriman otros artículos.

Planifique la ubicación de su almacén

Haz un mapa, más o menos, de la ubicación de tus objetos en la unidad: esto te refrescará la memoria cuando llegue el momento de desempaquetar y te ahorrará la molestia de revolver toda la unidad para encontrar un objeto.

Utiliza todo el espacio de almacenamiento

Has pagado por el espacio, así que aprovéchalo al máximo. Apila hasta el techo, con seguridad, colocando los artículos más pesados en la parte inferior. Sin embargo, no te apresures a utilizar el espacio: recuerda que debes dejar un camino para evitar quedarte literalmente «encajonado».

Prepara un inventario de almacenamiento

El olvido puede hacer acto de presencia si piensa almacenar artículos durante años. Por eso, tener un inventario a mano es una forma concisa de comprobar lo que hay almacenado en su unidad sin tener que rebuscar en ella.

Manténgalo ventilado, manténgalo seco

Las condiciones internas de su unidad de almacenamiento influyen en el estado de sus pertenencias. Un entorno aireado y sin humedad mantendrá la calidad y la longevidad de sus bienes. Deje siempre espacios entre la pared y sus cajas, siempre que sea posible, y evite el uso de telas y contenedores herméticos o de plástico, ya que dificultan la circulación del aire y pueden atraer el moho.

Descompostar antes de almacenar

Los artículos que contengan combustible, como los equipos de jardinería u otras máquinas de gas, deben vaciarse por completo o llenarse hasta el borde, para evitar la formación de condensación.

No sobrecargue ni infracargue las cajas de almacenamiento

Llenar las cajas con demasiados objetos puede hacer que la caja sea peligrosa de levantar y que se dañen las cajas que están debajo o los objetos que contienen. Los signos reveladores de una caja sobrecargada son los lados abultados. El llenado insuficiente también es un problema, ya que las cajas prácticamente vacías pueden moverse durante el transporte y aplastarse con facilidad.

Deja un comentario