6 sencillos consejos que te harán mejor guitarrista

Este breve reportaje sólo recoge seis sencillos consejos de la academia de guitarra en Bilbao que te harán un guitarrista experto. Esperamos que te sirva de algo esta oferta inicial, con la certeza de que habrá muchos más en un futuro próximo. Así que coja su guitarra y empiece.

1. Aprende algo nuevo cada día

Busca una cosa al día relacionada con la guitarra que no conozcas y apréndela, y tócala. Puede ser un riff, un lick, un acorde, una escala, un ejercicio, una canción, una melodía, una afinación alterada, un patrón de rasgueo, la parte de una canción de la que conoces todos los riffs pero de la que nunca te has molestado en aprender las «aburridas» secciones de transición, lo que sea.

La disciplina de buscar, tocar e interiorizar un nuevo conocimiento de la guitarra a diario alimentará tus instintos musicales subconscientes, añadirá nuevos conceptos a tu memoria muscular y, en última instancia, te ayudará a expresarte y a tocar la guitarra sin esfuerzo.

Haz que esto forme parte de tu día y descubrirás que a medida que continúes en tu viaje, una cosa se convertirá en dos, luego en tres, y así sucesivamente hasta que estés devorando todo lo que puedas absorber en la guitarra, ¡todos los días!

2. Aprende los intervalos de la escala mayor

La escala mayor proporciona los bloques de construcción de muchos de los acordes y escalas que te encontrarás a lo largo de tu carrera.

Al comprender la estructura de la escala mayor, podemos empezar a armonizarla de varias maneras para formar tríadas, acordes de séptima y acordes extendidos, así como entender los modos que los acompañan.

La escala mayor tiene siete intervalos: la raíz, la segunda mayor, la tercera mayor, la cuarta perfecta, la quinta perfecta, la sexta mayor y la séptima mayor. La distancia interválica entre cada intervalo forma el patrón W-W-H-W-H, donde W es paso entero y H es medio paso.

3. Ver el Do y ser el Si

¿De cuántas formas se puede tocar un acorde de Do mayor? Un buen guitarrista conoce al menos cinco lugares diferentes del diapasón para tocarlo, por cortesía del sistema CAGED. Practica tocando cuatro compases del acorde, y en cada compás, toca el acorde en un nuevo lugar del mástil. Por supuesto, esto podría aplicarse fácilmente al acorde de Mi o al de Si7 o al de La9. Creemos que se entiende la idea. Pero empieza por Do.

4. Repasa todos los acordes que conozcas

Parece una tontería, pero si tus dedos no van a un determinado lugar es porque no los has desafiado. Un día, cuando era adolescente, decidí que iba a aprender todos los acordes de un libro de acordes de Joe Pass que tenía. Trabajé en ello todos los días; no hay nada que sustituya a la repetición de los huesos.

Lo mejor es que, una vez que te acostumbras a este ejercicio, literalmente obligas a tus dedos a ir de acorde en acorde -acordes que no tienen relación entre sí- y de ahí pueden salir grandes cosas.

5. Aprende tus solos de guitarra favoritos al pie de la letra

El difunto y gran Eddie Van Halen pasó la primera parte de su carrera tocando junto a varios discos hasta que el sonido de lo que tocaba coincidía con lo que había en el disco que estaba tocando.

Hacer esto aumentará tu vocabulario y también mejorará tu entrega, sensación, conciencia estilística y sentido del contorno del solo.

6. Sigue tu progreso

El crecimiento de cualquier guitarrista puede mejorarse mediante la conciencia de ese crecimiento. A medida que desarrolles la disciplina de aprender y practicar a diario, es importante que lleves un registro o diario del proceso de tu mejora para maximizar el crecimiento.

La forma más fácil de hacerlo es llevar un registro de tu rutina. Descubrirás que llevar un registro de tu práctica te ayudará a enfocar las futuras sesiones de práctica, a mantener y continuar la conciencia del progreso y a localizar fases de práctica particularmente fructíferas en tu pasado que pueden ser replicadas y mejoradas cuando sientas que tu crecimiento se ha estancado.

Deja un comentario